Espectáculo para los ángeles y para los hombres- San Nicolás de Flüe

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Share on whatsapp

Padre de familia, militar e influyente juez, este varón singular tuvo la mirada continuamente puesta en el Cielo, sin descuidar nunca el cumplimiento de sus deberes concretos.

Alpes suizos. Paisaje sobremanera encantador, alegre y tranquilo. En una de las laderas de los bellos montes escarpados, un pastor toca su cuerno para reunir al ganado. El sol ya se está poniendo. En la aldea, algo distante de allí, repican las campanas del Ángelus. El hombre se pone en actitud de oración durante unos minutos, en dirección al sonido del carillón. Tras concluir su plegaria con una ceremoniosa señal de la cruz, se marcha lentamente hacia los establos para guardar a los animales.

La figura de este varón llama la atención: de elevada estatura, delgado hasta el punto de parecer hecho solamente de piel y huesos, de tez bronceada, reluciente limpieza. Sus cabellos, marcados por el paso de los años, tienen un tono gris oscuro. Dos mechones de barba bajan ordenadamente desde el mentón. De este conjunto de rasgos destaca su mirada: profunda, serena, enérgica. A pesar de su apariencia grave, hay en todo su ser una sobresaliente nota de sencillez.

Quien lo observa detenidamente percibe que, aun ocupándose de rebaños, posee una personalidad inusual, propia de alguien bien instruido, de raciocinio agudo; además, sus gestos y modo de ser son propios de quien es hábil en el arte de la guerra.

¿Qué papel tendrá este curioso personaje en medio de las poéticas montañas del corazón de Suiza?

Amor a la vida contemplativa y, sobre todo, a la voluntad de Dios

Se llamaba Nicolás y había visto la luz en marzo de 1417. Era natural de Unterwalden, que poco después formaría, junto con otros cantones, la Antigua Confederación Helvética, hoy Suiza.

Aunque sus padres fueran humildes campesinos, procuraban darle una educación muy superior a la que, en general, se le impartía a un futuro labrador.

Desde temprano, el niño dio muestras de inteligencia lúcida y fuera de lo común, además de una piedad admirable. Encantaba a familiares y amigos por su propensa índole a la meditación, siendo agraciado desde tierna edad por visiones místicas que lo invitaban a ello. Por otra parte, se mortificaba con gran seriedad, imponiéndose ayunos y penitencias que llegaban a preocupar a su madre, recelosa de que tales rigores le dañaran su salud.

Pese a verse fuertemente inclinado a la vida religiosa y contemplativa, ante todo, quería hacer la voluntad de Dios. Así pues, contrajo matrimonio con Dorotea Wyzling, joven de carácter y piedad modélicos, con quien tuvo diez hijos. La esmerada formación religiosa y moral que la numerosa prole recibió de su padre era coronada con su propio ejemplo, porque, aun estando casado, Nicolás continuó amando el recogimiento y la oración. Lo ilustra una costumbre de la que su hijo mayor fue testigo, quien contaba que su padre se levantaba durante la noche, mientras todos dormían, para rezar.1

Valeroso soldado promotor de la paz

La actual Suiza, desde tiempos remotos dividida en pequeñas provincias, se encontraba por entonces en un delicado y decisivo momento histórico. Las regiones que la componían, denominadas cantones, eran casi independientes unas de las otras y sufrían la disputada influencia de países vecinos, como Francia, Alemania o Italia, que luchaban —a veces por la vía diplomática, otras, a través de medios bélicos— para ganarse la simpatía del pueblo suizo, con vistas a anexar tierras, obtener soldados y aumentar su poderío.

Fachada de la casa de San Nicolás de Flüe, Sachseln (Suiza) – Foto: Ikiwaner (CC by-sa 3.0)

Debido a esta situación, el joven Nicolás fue llamado en tres ocasiones a las armas: en 1436 y 1443, para luchar en el conflicto que la Historia llamaría la Antigua Guerra de Zúrich, y finalmente en 1460, en la guerra de la Turgovia.

Interior de la casa de San Nicolás de Flüe, Sachseln (Suiza) – Foto: Pakeha (CC by-sa 4.0)

Además de excelente soldado, reveló poseer un singular don diplomático en esas ocasiones, colaborando para establecer la paz entre los cantones y la consecuente formación de la nación suiza.

Sin embargo, conviene destacar un detalle: siempre combatía llevando en una mano la espada y en la otra, un rosario, demostrando con esto el verdadero valor del católico de cara a las dificultades y los enemigos.

Cabe señalar que fue en esa época cuando los helvecios empezaron a ser reconocidos como notables guerreros, hasta el punto de pasar a proporcionarle tropas mercenarias a una parte de Europa. Ejemplo digno de mención es el que ocurrió en enero de 1506, cuando llegaron a Roma ciento cincuenta guardias suizos, quienes pasaron por la Porta del Popolo y se dirigieron a la plaza de San Pedro, donde fueron bendecidos por el Papa Julio II. Tal entrada solemne en la Ciudad Eterna constituyó la fundación oficial de la Pontificia Cohors Helvetica, la famosa Guardia Suiza, que escogería a San Nicolás de Flüe como uno de sus patronos oficiales.

Coronado de méritos, se mantuvo humilde

Al término de cada una de esas guerras, Nicolás regresaba a su casa. Lejos de entregarse a una vida pacata y mediocre, disfrutando de forma egoísta de la agradable convivencia familiar, se ponía al servicio de sus conciudadanos, orientándolos y ayudándolos en todo lo que estuviera a su alcance. De tal manera era su sabiduría y su equilibrio para resolver las cuestiones que le presentaban que, en cierta ocasión, quisieron nombrarlo alcalde, pero no aceptó, alegando la sencillez de su origen. Además de despreciar las glorias mundanas, manifestaba así su respeto por las personas de condición más alta del cantón, a las que sinceramente consideraba mejor instruidas y dotadas de mayores capacidades para gobernar.

¡Qué ejemplo de modestia! En efecto, los hechos de la vida de los santos están cimentados en la humildad, madre de todas las virtudes. Lo que la soberbia niega y destruye, la humildad reafirma y consolida.

No obstante, debido a las insistentes peticiones del pueblo, acabó aceptando los cargos de juez y consejero cantonal, a través de los cuales continuó ejerciendo una piadosa y ejemplar influencia en la región, con invariable buen trato, caridad y concienzudo discernimiento.

Según sus más antiguos biógrafos, renunció a esas funciones públicas después de un juicio injusto en el cual sus enérgicas intervenciones no surtieron efecto alguno sobre los demás jueces, que se mostraron rígidamente parciales y emitieron una sentencia fraudulenta.

Un aviso del Cielo

En el ejercicio de sus diversas actividades, como padre de familia, soldado y juez, la gran preocupación que guiaba a Nicolás era la perfección en la virtud y la meditación de los misterios sobrenaturales, hacia los cuales lo atraían las visiones místicas que nunca lo dejaron a lo largo de la vida.

San Nicolás de Flüe en una visión – Iglesia de San Teodoro, Sachseln (Suiza)- Foto: Own work (CC by-sa 3.0)

Sintiéndose llamado por Dios a alcanzar un nivel más angélico que humano, empezó a dedicarse al pastoreo, empleando las horas de quietud en el campo para elevar la mente hacia las realidades celestiales, dejándose absorber por ellas en su tabernáculo interior.

Cierta vez, mientras estaba guardando el rebaño, vio místicamente un maravilloso lirio que salía de su propia boca y se erguía hasta las nubes y después caía sobre la tierra y era devorado por un caballo. Nicolás entendió que se trataba de un aviso de la Providencia: su vida aún estaba tomada por excesivos cuidados materiales. Dios quería acercarlo más a sí y, para eso, le concedía gracias insignes; las preocupaciones humanas, no obstante, enseguida lo obligaron a volverse hacia la tierra y abandonar la contemplación.

No deja de ser alentador el conocer que un santo pasó por esas dificultades, común a cualquier hombre cuando se siente atraído por las maravillas espirituales. Por haberse amparado en el auxilio divino y, sin duda, haber recurrido a la intercesión de la Virgen, es por lo que hasta hoy «Nicolás de Flüe personifica en sí, de manera admirable, la armonía de la libertad natural y terrena con la libertad celestial y sobrenatural. En esto consiste precisamente la unidad perfecta de su vida, aparentemente tan múltiple y diversa. He aquí como, auténtico suizo del siglo XV y, por su educación, su vida y su carácter, hombre de la Edad Media, es, sin embargo, digno de ser propuesto como ejemplo y modelo a todos los cristianos y, en particular, a los hombres de nuestro tiempo».2

El llamamiento decisivo

No obstante, Dios le pidió a San Nicolás una entrega especialísima, que solamente le quedó clara después de meditar mucho: ¡debía abrazar la completa soledad! Así pues, obtuvo de su esposa el consentimiento para vivir como ermitaño y salió de la convivencia con ella y sus diez hijos, conforme le inspiró el pasaje del Génesis que dice: «Sal de tu tierra, de tu patria, y de la casa de tu padre, hacia la tierra que te mostraré» (12, 1). El Cielo debería ser su única familia.

Entonces se fue a vivir a una choza cuyas medidas no excedían su estatura. A lo largo de años —veinte, según algunos autores— se alimentó únicamente de la sagrada eucaristía, recibida una vez al mes.

Pese a estar ubicado en un sitio apartado, sus conciudadanos y familiares pronto lo descubrieron y supieron respetar su nuevo estilo de vida, aunque no quisieron dejar de beneficiarse de sus virtudes. Se fue volviendo cada vez más amado y venerado por aquellos que lo buscaban para pedirle consejos, oraciones y orientaciones. En algunas ocasiones incluso tuvo que abandonar su amada soledad para resolver las disputas entre los cantones helvecios, como ocurrió en las negociaciones que dieron lugar al convenio de Stans, firmado en diciembre de 1481. En esta, como en las demás intervenciones, la paz se restableció gracias al hoy conocido como padre de la patria.

Merece ser destacado el éxito que San Nicolás lograba en ese tipo de misiones al evitar derramamiento de sangre entre cristianos y promover la unión de quienes deberían estar juntos bajo una misma bandera. Exento de todo rastro de hipocresía o falsedad, respondía a las cuestiones de una manera muy sencilla y puntual, con extraordinaria serenidad de alma.

Aunque existe cierta concepción sentimental según la cual un varón justo nunca ha de tener miedo de morir, santos hubo, y muchos, que vieron llegar la muerte con pavor, pero buscaron su consuelo en Dios, y a Él entregaron su alma en medio de una gran serenidad. Es lo que le sucedió a San Nicolás cuando sintió que su fin se acercaba. Gimiendo en medio de dolores atroces, llegó a exclamar: «¡Qué terrible es la muerte!». Si bien que se sabía fuerte por estar unido a Dios y, tras haber recibido piadosamente el viático, exhaló tranquilamente su último suspiro.

Ejemplo en la lucha contra el mal

El fiel que visite la iglesia de Sachseln, comuna suiza del cantón de Obwalden, podrá contemplar bajo el altar una imagen de plata en cuyo interior se conservan los restos mortales del Hermano Klaus, así llamado por sus compatriotas de antaño y de ahora. Antiguamente existía la costumbre entre los soldados helvecios de depositar allí las insignias que habían conquistado en las batallas. Gesto de especial nobleza y elevación, pues, como señala el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira, «el héroe que se quita la condecoración del pecho para honrar al santo, su antepasado, da a entender que es más hermoso descender de San Nicolás que estar cubierto con todos los honores de la tierra».3

La mediación de San Nicolás es solicitada para resolver luchas entre los cantones helvecios – Crónica de Lucerna, por Diebold Schilling – Foto: Reprodução

Elevado a los altares el 15 de mayo de 1947, San Nicolás de Flüe se convirtió en el patrón principal de Suiza, donde su solemnidad litúrgica se celebra el 25 de septiembre.

Espectáculo de amor para los ángeles y de admiración para los hombres, este varón singular tuvo los ojos continuamente puestos en el Cielo, sin descuidar nunca el cumplimiento de los deberes concretos que le correspondían. Que su vida sea estímulo para nuestra flaqueza al enfrentarnos a la inestable situación a la que está sujeto todo hombre en este mundo, y su lucha incansable contra sí y contra las disensiones internas de su país sirva de modelo en las batallas contra el enemigo infernal, pues solamente la santidad, de la cual el Rosario es un arma inseparable, puede hacerle frente y transformar la Historia. 

Extraído de la revista Heraldos del Evangelio, #224.


1 Cf. BAUD, Philippe. Nicolas de Flue. Un silence que fonde la Suisse. Paris: Du Cerf, 1993, p. 32.

2 PÍO XII. Discurso a los peregrinos suizos llegados a Roma para la canonización de San Nicolás de Flüe, 16/5/1947.

3 CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. Um guerreiro perfeito. In: Dr. Plinio. São Paulo. Año XXI. N.º 240 (mar, 2018); p. 30.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

La importancia de examinarnos bien

A semejanza de un jardín, la vida espiritual requiere un cuidado continuo, pues los defectos pueden nacer en los lugares más recónditos y de las formas más inesperadas, ahogando las flores y los frutos de la virtud que Dios quiere cultivar en nosotros.

Read More »