Nuestra Misión

Los Heraldos del Evangelio se esfuerza diariamente por llevar el mensaje del Evangelio a todos los hombres, pero especialmente a los jóvenes, tocando sus corazones por medio de la belleza “que salvará al mundo”.

   El apostolado de Heraldos del Evangelio es polifacético y abarca una amplia gama de actividades. En todos los ámbitos -en el apostolado, en la liturgia, en la acción pastoral, en la formación, en las artes- se utilizan las técnicas más avanzadas y modernas para llevar a cabo la nueva evangelización.

Adoración Perpetua

La adoración del Santísimo Sacramento se realiza, sin embargo, dentro de las posibilidades de cada casa. De este modo, incluso los jóvenes visitantes y participantes tienen una oportunidad de intimidad con Nuestro Señor Jesucristo.

Devoción del Primer Sábado

En su tercera aparición, el 13 de julio de 1917, la Santísima Virgen pidió que se hicieran comuniones de reparación los primeros sábados de cinco meses consecutivos.

“Hija mía, la razón es sencilla: hay cinco clases de ofensas y blasfemias contra el Corazón Inmaculado de María…”.

Retiros Espirituales

La enorme riqueza espiritual de la Iglesia permite que cada retiro se centre en un tema de fondo diferente, que además puede adaptarse al tipo de personas, a su edad o a su formación, de modo que, manteniendo siempre la misma estructura básica, nunca resultan excesivamente repetitivos.

Animación Litúrgica

La liturgia ofrece muchas oportunidades para ejercer este apostolado. En cada uno de sus muchos oficios y funciones, los Heraldos se esfuerzan por desempeñarlos con perfección, sean cuales sean: lector, acólito, portador de velas, purificador, maestro de ceremonias, música y otros ministerios.

Coronación de Nuestra Señora

  Desde tiempos inmemoriales, los católicos tienen la costumbre de rendir un homenaje especial a la Madre de Dios colocando una corona sobre su cabeza.

  Esta devoción popular tiene un significado espiritual especial: la entrega de uno mismo. La ofrenda de la corona representa el acto de ponerse bajo la guía y la protección de la Madre de Dios para que gobierne nuestros corazones.

Apostolado del Oratorio

 Es una iniciativa mundial de Heraldos del Evangelio.

Básicamente, consiste en formar grupos de treinta familias (10-15 familias en Estados Unidos) en los que un santuario del Corazón Inmaculado de María, tal como se apareció en Fátima (Portugal), viaja de casa en casa en peregrinación.

Misión Mariana

Las misiones marianas se inician en la parroquia una invitación formal del párroco local. El primer día de la misión, los feligreses se dividirán en grupos y cada grupo recibirá una estatua de la Virgen.

Comenzando en la iglesia parroquial, estos grupos saldrán llevando la estatua y recorrerán las calles de la parroquia, yendo de puerta en puerta, y ofreciendo la oportunidad de que la estatua visite los hogares, las escuelas y los negocios y rece con los presentes. Durante esta actividad se invita a las personas a participar en más actividades y en la clausura al final de la misión en la iglesia.