Nuestra Señora en Los Angeles

Los Heraldos del Evangelio estuvieron en Los Angeles, California, en dos Misiones Marianas. En estas, Nuestra Señora distribuyó abundantes gracias y tocó muchos corazones.

Continúe abajo

Este Diciembre, los Heraldos del Evangelio ayudaron en dos parroquias en Los Angeles, California. Cada misión duró una semana, durante la cual se ofrecieron varios sacramentos y devociones a todos los feligreses, como preparación de lo más importante de la misión:
La Consagración de la Parroquia al Inmaculado Corazón de María y la Solemne Coronación de la Imagen Peregrina.

Cada parroquia recibió la Imagen Peregrina de Nuestra Señora de Fátima con una Misa, en la cual cada respectivo párroco manifestó sus deseos de que Nuestra Señora bendiga a todas las familias y los traiga cada vez más cerca a su Inmaculado Corazón y al Sagrado Corazón de Jesús.

¡Nuestra Señora visitó a más de 200 familias!

Al largo de la misión, las familias tuvieron la oportunidad de recibir la Imagen Peregrina en sus casas.
Al llegar, las familias recibían a Nuestra Señora con entusiasmo a través de varias alabanzas. Después, al colocar todas sus intenciones en las manos de Nuestra Santísima Madre, las familias rezaban con los Heraldos y el sacerdote terminaba bendiciéndolos y los hogares.

A pesar del poco tiempo que Nuestra Señora tenía para visitar cada casa, porque más de 200 hogares la esperaban, las familias recibieron muchas bendiciones y gracias.

No solo Nuestra Señora dispensó varios favores a cada familia, pero también les hizo la invitación de participar enteramente en la misión, recibiendo los sacramentos diariamente. Aunque, sobre todo, la invitación más importante era para prepararse e invitar a todos los conocidos a la Misa de Consagración de la Parroquia al Inmaculado Corazón.

Todos los días se hicieron estas visitas, en el periodo de la mañana y de la tarde, concomitante a las otras actividades que se realizaban en la Iglesia.

¡También las tiendas alrededor!

Al hablar con el párroco, y guiados por Nuestra Señora, los Heraldos del Evangelio llevaron la Imagen Peregrina a los comercios y tiendas.

Estas visitas fueron completamente diferentes, ¡pues se hicieron sin avisar!

Sorprendidos y encantados, los dueños, empleados e inclusive los clientes, recibieron la invitación de participar de la misión.

En algunas ocasiones, las personas recibían una tierna sonrisa por parte de Nuestra Señora invitándolos a regresar a la Iglesia.

Misa, Adoración, Confesión y Rosario diariamente

Bendición con el Santísimo
Siendo la meta de encender la fe de los fieles y unirlos profundamente a Nuestro Señor Jesucristo a través de la segura mediación de Nuestra Señora, los Heraldos del Evangelio ofrecieron varios sacramentos y devociones diariamente.
 
Cada día comenzaba con una Misa en la mañana, seguida de la exposición del Santísimo en el altar principal de la Iglesia. La Adoración se realizaba hasta la tarde, terminando con el rezo del Santo Rosario y la Bendición con el Santísimo.
 
Inclusive, se ofrecía confesión diariamente de la mañana hasta la tarde.

Coronación y Consagración

Misa con Coronación

Después de una semana repleta de gracias y bendiciones, la misión llegó a su punto culminante.

La Misa, con todo el esplendor posible, deja saber que la misión terminó. Pero, en esta Misa, la Consagración de la Parroquia se representa simbólicamente con la solemne coronación de la Imagen Peregrina de Nuestra Señora de Fátima.

Después de andar en procesión en la Iglesia con la Imagen Peregrina y dadas las últimas palabras de agradecimiento, todas las familias tuvieron la oportunidad de acercarse para venerar a la Reina de su Parroquia.