El Corazón que nos amó hasta el final

Único e inagotable, el amor del Sagrado Corazón por cada uno de nosotros fue llevado hasta extremos inimaginables. ¿Cómo no tener, en consecuencia, una confianza absoluta en la misericordia divina, a pesar de nuestras miserias? ¿O quizá incluso por causa de estas?

Evangelio de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús

31 Los judíos entonces, como era el día de la Preparación, para que no se quedaran los cuerpos en la cruz el sábado, porque aquel sábado era un día grande, pidieron a Pilatos que les quebraran las piernas y que los quitaran. 32 Fueron los soldados, le quebraron las piernas al primero y luego al otro que habían crucificado con Él; 33 pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, 34 sino que uno de los soldados, con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua. 35 El que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero, y él sabe que dice verdad, para que también vosotros creáis. 36 Esto ocurrió para que se cumpliera la Escritura: «No le quebrarán un hueso»; 37 y en otro lugar la Escritura dice: «Mirarán al que traspasaron» (Jn 19, 31-37).

I – Hijos únicos y muy queridos

Al considerar la devoción al Sagrado Corazón de Jesús —cuya fiesta la Iglesia conmemora el viernes siguiente a la semana de la Solemnidad de Corpus Christi— corremos el riesgo de quedarnos cortos ante este tesoro de bondad y misericordia que esta forma de piedad pone a disposición de los fieles. Porque el Corazón de Jesús es el tabernáculo más auténtico y substancial de las Tres Personas de la Santísima Trinidad y, por lo tanto, no hay mejor manera de adorar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo que a través de Él.

En efecto, el Sagrado Corazón de Jesús, que es invocado en la letanía dedicada a Él como “unido sustancialmente al Verbo de Dios”, abarca de un modo insondable las dos naturalezas de Cristo: la humana y la divina. Así, con toda propiedad, Dios entra en contacto con nosotros a través suyo, respetando nuestras proporciones y poniéndose a nuestra altura a fin de inspirarnos confianza. Y recíprocamente, adorando a Dios a través del Sagrado Corazón, nos valemos del altar más privilegiado, supremo incluso, para que nuestras oraciones suban al Cielo de forma que allí sean recibidas con absoluta complacencia.

Símbolo, por excelencia, del amor infinito de Dios por los pecadores y la más conmovedora manifestación de su capacidad de perdonar, abrirse a la misericordia que de Él dimana constituye una fuente segura de salvación, porque, como destaca el Papa Pío XII: “Aquel que es el Unigénito del Padre y el Verbo hecho carne ‘lleno de gracia y de verdad’ (Jo 1, 14), al descender hasta los hombres, oprimidos por innumerables pecados y miserias, podía hacer que de su naturaleza humana, unida hipostáticamente a su Divina Persona, brotara un manantial de agua viva que regaría copiosamente la tierra árida de la humanidad, transformándola en florido jardín lleno de frutos”.1

Detalle de Cristo en la Gloria con los Santos, por Fra Angélico– National Gallery, Londres

Dios nos amó desde de la eternidad

Para que podamos evaluar mejor el alcance y el valor de esa caridad hemos de considerarla eterna y no limitada en el tiempo. El hombre sólo puede sentir afecto o rechazo hacia los objetos cuya existencia se conoce. Con Dios, no obstante, el fenómeno ocurre de diferente manera. Santo Tomás afirma que Él “conoce no sólo lo que está en acto, sino también lo que está en potencia, bien suya, bien de la criatura. […] Desde la eternidad su mirada se extiende sobre todas las cosas como presentes en Él”.2

De manera que el Creador nos ha amado de modo incalculable mucho antes de darnos la existencia. Considerando el mundo de los posibles divinos, nos eligió a cada uno en particular, teniéndonos presente en su Redención. Pues, añade el Doctor Angélico, “aun cuando las criaturas no existan desde la eternidad más que en Dios, sin embargo, Dios, por el hecho de que todo existe en Él desde la eternidad, lo conoció todo tal como es en sí mismo; y por lo mismo lo amó”.3

Una luz primordial para cada criatura humana

Ahora bien, siendo Dios el Supremo Bien, al amar a un ser proyecta sobre éste algo de su Suma Bondad, pues “el amor de Dios infunde y crea bondad en las cosas”.4 Así, a cada criatura le ha sido dado el don de reflejar algunas de las infinitas perfecciones suyas de un modo irrepetible, inconfundible y propio. Y toda la vida espiritual de cada uno estará ordenada sobre la base de esa dádiva concedida por Dios para que pueda, de alguna manera, contemplarlo y reflejarlo en esta Tierra. Es lo que el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira denominaba “luz primordial”, es decir, “el conjunto de las perfecciones de Dios correspondiente al punto más intenso de aplicación de la inteligencia y de la voluntad de cada hombre”.5

En este sentido, no hay ningún individuo igual a otro, porque a través de esta participación exclusiva en los atributos divinos se establece una relación del Creador con nosotros, y de nosotros con Él, extraordinaria, personal y única, que es la mejor preparación para la eterna Bienaventuranza. Porque Dios no nos ama sólo según el bien que Él ha puesto en nuestra naturaleza humana al crearnos, sino de acuerdo al estado de perfección que tendremos en la visión beatífica —si llegamos hasta allí—, purificados por la Preciosísima Sangre de la Redención.

En resumen, cada uno de nosotros es para el Sagrado Corazón de Jesús un hijo, e hijo único, amado por Él de forma inimaginable desde mucho antes de haber nacido. En esta perspectiva, analizaremos el episodio narrado en el Evangelio de esta Solemnidad.

II – El Corazón que nos amó hasta el final

Consideremos que para que se obrara la Redención bastaba que Jesús, cuyos actos tienen méritos infinitos, hubiera ofrecido a Dios Padre un simple gesto, una sola mirada, o incluso una corta palabra. Sin embargo, por su ilimitado amor a la humanidad manchada por el pecado de Adán, quiso sufrir las ignominias de la flagelación, las humillaciones del Ecce Homo, el agotamiento del Vía Crucis, los tormentos de la Crucifixión hasta la Muerte.

Habiendo el Redentor exhalado su espíritu (cf. Mt 27, 50), parecía que todo había concluido, cuando el evangelista introduce en su relato este pasaje relativamente largo, compuesto por siete versículos, pero omitido, no obstante, en los sinópticos, quizá por haber sido San Juan el único de los apóstoles que estuvo al pie de la Cruz, por lo tanto, el único de los evangelistas que fue testigo ocular.

Muerte lenta y muy dolorosa

31 Los judíos entonces, como era el día de la Preparación, para que no se quedaran los cuerpos en la cruz el sábado, porque aquel sábado era un día grande, pidieron a Pilatos que les quebraran las piernas y que los quitaran. 32 Fueron los soldados, le quebraron las piernas al primero y luego al otro que habían crucificado con Él;

La crucifixión producía una espantosa falta de aire, debido a que todos los músculos del condenado, suspendido por los brazos, se iban poco a poco contrayendo en terribles calambres y sus pulmones acababan siendo comprimidos por las musculaturas intercostales, interrumpiendo la respiración. A esto se unía la pérdida de sangre, motivada por la flagelación y otros malos tratos recibidos antes de llegar al patíbulo. Era una muerte lenta y muy dolorosa, que podía prolongarse durante varios días.

“Calvario” – Abadía benedictina de Subiaco (Italia)

En algunas ocasiones, no obstante, para que la agonía no fuese demasiado prolongada, los romanos aplicaban el crurifragium, una costumbre que consistía en acelerar el desenlace truncándole las piernas al crucificado con un violento golpe. Eso es lo que los soldados hicieron con los dos ladrones y pretendían haberlo hecho con el Señor.

No les movieron las razones humanitarias para tomar tan brutal medida, sino las prisas de retirar cuanto antes del patíbulo los cuerpos de los condenados. Los romanos no veían inconveniente en dejarlos allí expuestos varios días, sirviendo de alimento a las aves de rapiña, pero la ley mosaica prohibía que los cadáveres de los ajusticiados pasasen la noche en el lugar de la ejecución.

Al ser sobre todo la víspera de la fiesta de la Pascua, los judíos no querían que en ese sábado tan solemne la maldición vinculada “al que quedada colgado” contaminara la tierra (cf. Dt 21, 23). Esa fue la razón del pedido que le hicieron a Pilatos y sobre la cual San Juan Crisóstomo comenta: “Los judíos, que tragaron el camello y colaron el mosquito, aunque se hallaban en el trance de ejecutar un acto tan descarado, tenían no obstante escrúpulos respecto al día”.6

“Al punto salió sangre y agua”

33 pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, 34 sino que uno de los soldados, con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua.

Percibieron los soldados que el Divino Crucificado ya estaba muerto, pero como la ley romana no permitía liberar el cuerpo del ajusticiado sin haber certificado su fallecimiento, uno de ellos le traspasó con su lanza el costado, del que “al punto salió sangre y agua”. En una última manifestación de su misericordia infinita y como si no fuera suficiente el sacrificio hecho hasta ese momento, el Redentor deseó derramar las últimas gotas de sangre y agua de su Corazón.

Rigurosos estudios médicos demuestran que el hecho de que salieran agua y sangre del costado de Cristo muerto es algo fisiológicamente plausible en los condenados al suplicio de la cruz.7

Ahora bien, esta impresionante escena debe ser contemplada a partir de una óptica de fe y no sólo desde un punto de vista meramente humano. A respecto de ella el P. Ignace de La Potterie comenta que “probablemente fuera añadida como interpretación teológica y espiritual de la muerte en la cruz. Los frutos de la vida y de la muerte de Cristo son indicados aquí por dos hechos simbólicos en la prospectiva del tiempo escatológico que comienza a partir de ese momento: aquí empieza el tiempo del Espíritu, el tiempo de la Iglesia”.8

La fuente más sublime que los siglos conocieron

Jesús y la Samaritana” – Catedral Metropolitana de Salta (Argentina)

De hecho, la lanzada del soldado romano abrió la más sublime fuente que los siglos hayan conocido. Con ella se realizaba el ideal que Dios había concebido para la criatura agua, tan claramente esbozado por el Señor a lo largo de su ministerio: “Es al borde de las aguas donde Jesús comienza su vida pública; el agua de Caná se convierte en la sustancia de su primer milagro; el pozo de Jacob es el sitio elegido para la vocación de la samaritana; con agua Jesús empieza, con agua termina, y el agua sale con sangre de su costado traspasado por una lanza, el agua y la sangre, este doble sacramento del Bautismo y del martirio. Así pues, deje que su mente se eleve del reino de la naturaleza al de la gracia, a la vista de esta agua que purifica y que lo fecunda todo en los dos órdenes”.9

Del Corazón traspasado de Jesús salieron sangre y agua, y con ellas nació la Santa Iglesia. “De su costado formó Cristo la Iglesia, como del costado de Adán formó a Eva”, afirma San Juan Crisóstomo.10 Y asegura San Ambrosio: “Ya que ‘el primer Adán fue alma viviente, el segundo espíritu vivificante’ (1 Co 15, 45); el segundo Adán es Cristo, el costado de Cristo es la vida de la Iglesia”.11

A lo largo de su vida apostólica, comenta el P. Monsabré, Cristo manifestó su designio de establecer sobre fundamentos inamovibles esa sociedad perfecta de almas, “y cuando se entrega a la muerte, es por su Iglesia amada, su gloriosa Iglesia que quiere hacerla salir pura e inmaculada de sus sangrantes heridas”.12

Como afirma el Apóstol, “Cristo amó a su Iglesia. Él se entregó a sí mismo por ella, para consagrarla, purificándola con el baño del agua y la palabra, y para presentársela gloriosa, sin mancha ni arruga ni nada semejante, sino santa e inmaculada”. (Ef 5, 25-27). Del connubio místico entre Jesús y la Iglesia —arquetipo del matrimonio sacramental— nacen todos los hijos de Dios, engendrados por el agua del Bautismo y por la sangre de la Eucaristía.

“Bodas de Caná” – Vitral de la Iglesia de San Patricio, Boston (EE.UU.)

El testimonio del evangelista

35 El que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero, y él sabe que dice verdad, para que también vosotros creáis.

No es una simple casualidad, el que nos da a conocer este pasaje del Evangelio es el discípulo amado, que en la Última Cena se reclinó sobre el Sagrado Corazón y pudo sondar sus divinas maravillas y secretos, “ninguno entendió como él el sentido y la importancia del episodio de la transfixión en el Calvario del Corazón de Jesús muerto”.13

Tratando de disipar cualquier duda sobre la veracidad del hecho, del que él era un testigo cualificado, San Juan incluye en el Evangelio de manera solemne esta circunstancia. La perforación del Sacratísimo Corazón de Jesús dejaba bien claro a todos la muerte de Cristo y el santo evangelista —comenta San Juan Crisóstomo— hizo su detallada narración “para contener las lenguas mentirosas de los herejes, para predecir los futuros misterios y en consideración del tesoro que albergaban en ellos”.14

La muerte del Cordero

36 Esto ocurrió para que se cumpliera la Escritura: «No le quebrarán un hueso»; 37 y en otro lugar la Escritura dice: «Mirarán al que traspasaron».

Las referencias finales a la Sagrada Escritura refuerzan aún más el solemne testimonio del apóstol. En la primera, sacada del Libro del Éxodo (Ex 12, 46), identifica al Señor como el cordero pascual, cuyos huesos la ley mosaica prohibía romper. En la segunda, evoca la profecía de Zacarías con relación a la liberación de Jerusalén (Za 12, 10).

Explica Benedicto XVI: “Es la hora en que se sacrificaban los corderos pascuales. Estaba prescrito que no se les debía partir ningún hueso (cf. Ex 12, 46). Jesús aparece aquí como el verdadero Cordero pascual, que es puro y perfecto. Por lo tanto, podemos vislumbrar también en estas palabras una tácita referencia al comienzo de la obra de Jesús, a aquella hora en que el Bautista había dicho: ‘Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo’ (Jn 1, 29). Lo que entonces debió ser incomprensible —era solamente una alusión misteriosa a algo futuro— ahora se hace realidad. Jesús es el Cordero elegido por Dios mismo. En la cruz, Él carga con el pecado del mundo y nos libera de él”.15

Detalle de “La Última Cena” – por Fra Angélico, Museo de San Marcos, Florencia (Italia)

III – Confianza y Reciprocidad

Nuestro Señor Jesucristo derramó hasta la última gota de su sangre en la cruz con el deseo de rescatar al género humano, desviado por el pecado de nuestros primeros padres. Y si hubiera sido necesario habría hecho ese supremo sacrificio para salvarnos a cada uno de nosotros individualmente.

De ese holocausto nació la Santa Iglesia, erigida por el Señor para restaurar y perfeccionar el estado de gracia perdido por el hombre con el pecado original. Sociedad perfecta y visible, purifica las almas por el Bautismo, les administra los sacramentos y las hace partícipe de la vida divina, con vistas a la eterna bienaventuranza.

Ante tan insondable manifestación de bienquerencia, es imposible dejar de sentirse amado por Dios a pesar de nuestras miserias. Incluso después de habernos revolcado abundantemente en el fango del pecado, podemos contar con los infinitos méritos obtenidos por el Sacratísimo Corazón de Jesús durante su Pasión, pues en virtud de la luz primordial que Él puso en nuestra alma, reflejo de sus propias perfecciones, hará de todo para rescatarnos.

Incluso nuestras miserias ofrecen al Corazón de Jesús la oportunidad de manifestar su infinita bondad y su inconmensurable deseo de perdonar, redundando todo para mayor gloria de Dios.

Debemos, por tanto, llenarnos de confianza y apartar la menor incerteza con relación al amor del Creador por nosotros. Pero sobre todo necesitamos entregarnos en las manos de la Divina Providencia, sin pensar jamás en conseguir cualquier beneficio personal desvinculado de la gloria del Altísimo. Pues cualquier bien que podamos excogitar para nosotros no será nada en relación con esa participación en las perfecciones divinas que Él nos ha reservado desde siempre.

Así pues, cuando cerremos los ojos a este tiempo y nazcamos para la eternidad, tendremos una gloria esencial y accidental inimaginable, participación de la gloria misma de Dios. ¿Por qué? Porque cuando Dios nos recompensa —enseña San Agustín— Él corona sus propios dones.16

Conscientes de esta maravilla, confiemos en este Sacratísimo Corazón que nos ha amado hasta el final, y se inclina mucho más sobre las criaturas cuanto más necesitan del perdón.

* * *

Imagen peregrina del Inmaculado Corazón de María,
seminario de los Heraldos del Evangelio, Caieiras (Brasil)

Un complemento indispensable para estas consideraciones es una obligada referencia a Aquella cuyo Inmaculado Corazón, en palabras de San Juan Eudes, está tan unido al de su divino Hijo al punto de formar ambos uno solo: el Sagrado Corazón de Jesús y María.17

Y al igual que Jesús consideró a todos los hombres en el Huerto de los Olivos, así la Madre de la Iglesia debe haber vislumbrado en aquel instante a todos los que deberían formar parte del Cuerpo Místico de Cristo.

La grandeza del Inmaculado Corazón de María es un misterio que nuestra inteligencia no alcanza. Sin duda, Ella rezó en el Calvario por todos. Y hoy acompaña desde el Cielo las dificultades y alegrías de cada uno de sus hijos, dispuesta a atendernos con indecible afecto, ternura y cariño. ²

“Sagrado Corazón de Jesús” – Casa Madre de los Heraldos
del Evangelio, São Paulo (Brasil)

Extraído de la Revista Heraldos del Evangelio, #107


1 PIO XII. Haurietis aquas, n.17.

2 SÃO TOMÁS DE AQUINO. Suma Teológica. I, q.14, a.13.

3 Idem, I, q.20, a.2, ad.2.

4 Idem, ibidem.

5 CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. Conferência. São Paulo, 15 nov. 1957.

6 SÃO JOÃO CRISÓSTOMO. In Joannem Homiliæ, 85, 3: MG 59, 463.

7 Cf. BARBET, Pierre. La Passion de Notre-Seigneur Jésus-Christ selon le chirurgien.3.ed. Issoudun: Dillen&Cie ], 1950, p.147-167.

8 LA POTTERIE, SJ, Ignace de. La Passione di Gesù. 4.ed. Milano: San Paolo, 1999, p.146.

9 BESSON, François-Nicolas-Xavier-Louis. Les sacrements ou La grace de l’Homme-Dieu: conférences, prèchées dans l’église métropolitaine de Besançon. 10.ed. Paris: Retaux-Bray, 1886, t.I, p.121.

10 SÃO JOÃO CRISÓSTOMO. Las Catequesis Bautismales. 2.ed. Madrid: Ciudad Nueva, 2007, p.150.

11 SANTO AMBRÓSIO. Epositio Evagelii Secundum Lucam, II, 86: ML 15, 1584.

12 MONSABRÉ, OP, J.-M.-L. Exposition du dogme catholique – Œuvre de Jésus-Christ. 9.ed. Paris: P. Lethielleux, 1903, p.95.

13 MONIER-VINARD, SJ, H. Le Sacré Cœur d’après l’Écriture et la Théologie. Toulouse: Apostolat de la Prière, 1951, p.6-7.

14 SÃO JOÃO CRISÓSTOMO. In Joannem Homiliæ, 85, 3: MG 59, 463.

15 BENTO XVI. Jesus de Nazaré – Da entrada em Jerusalém até a Ressurreição. São Paulo: Planeta, 2011, p.203-204.

16 “Se, pois, vossos méritos são dons de Deus, quando os coroa, Deus coroa seus dons, e não vossos méritos pessoais” (SANTO AGOSTINHO. De Gratia et libero arbítrio. c.6, n.15: ML 44, 891).

17 Cf. SÃO JOÃO EUDES. The Sacred Heart of Jesus. Fitzwilliam: Loreto Publications, 2004, p.108.

Comparta en las redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
Telegram
WhatsApp

Ayuno y abstinencia

La Iglesia, incumbida por el Salvador de llevar a los hombres al Cielo, dispone sabias reglas para el ayuno prescrito por Nuestro Señor Jesucristo. ¿Cuáles

Read More »

¡Reciba nuestros emails!